Ortodoncia

En nuestro centro utilizamos, además de aparatología ortopédica removible, los métodos de ortodoncia más avanzados, más contrastados y de mayor prestigio dentro de las posibilidades terapéuticas, a un precio muy competitivo. Estos son los sistemas DAMON e INVISALIGN.

   El sistema DAMON presenta una serie de mejoras en su diseño que le hacen ser la mejor alternativa y le otorgan unas importantes ventajas con respecto a los brackets convencionales:
Contacto
  • Son brackets de auto ligado de baja fricción, llevan una "pestaña" que suprime la necesidad de llevar gomas, lo que se traduce en mayor eficiencia y una sensible disminución del tiempo de tratamiento. No requieren tantas revisiones ni ajustes.
     
  • Tienen bordes redondeados y son de menor perfil y tamaño, lo que aporta una mayor comodidad para el paciente y menor incidencia de cortes y heridas.

  • Y lo que es muy importante es que no es necesario la extracción de piezas   dentales, únicamente en casos muy extremos.
Roberto Cristóbal Moriano dentadura con brackets
Como desventajas podríamos decir que, al igual que la ortodoncia con brackets convencionales, presenta limitaciones al comer (cuidado con determinados alimentos) y es más difícil limpiar los dientes.


Roberto Cristóbal Moriano brackets
   El sistema INVISALIGN está recomendado cuando se exige una estética máxima, y llevar una vida lo más "normal" posible.
El tratamiento consiste en la toma de impresiones del paciente y bajo la prescripción del invisalign provider (ortodoncista certificado) se envía el caso a EEUU para su procesado. En unas semanas se recibe todo el plan de tratamiento, desde la posición actual de los dientes hasta la que se quiere conseguir. Éste consiste en una serie de alineadores transparentes que deben llevarse 22 horas al día, y que han de cambiarse cada 15 días provocando un movimiento progresivo de los dientes.
Roberto Cristóbal Moriano brackets invisibles
Las ventajas que presenta este tipo de ortodoncia con respecto a la ortodoncia fija son muy evidentes, permitiendo que el día a día sea como antes de empezar el tratamiento.

  • estética: al ser transparentes son prácticamente invisibles
  • comodidad: es una fina capa ajustada a los dientes, no produce roce ni heridas
  • sin dificultad o limitación al comer, ni hablar ni limpiar los dientes
  • necesita menos revisiones y ajustes
Roberto Cristóbal Moriano mujer sonriendo
La única posible desventaja es que, al ser tan progresivo, requiere un tiempo más prolongado de tratamiento, y que no puede ser tratado en todos los casos.

Por todo ello, le recomendamos concertar una cita totalmente gratuita con la ortodoncista. Cada caso debe ser evaluado de forma individualizada y detenidamente, para consensuar con el paciente cuál es el tratamiento más adecuado en función de la malposición dental, tiempo de tratamiento, necesidades estéticas, y otras posibles variables a manejar.